Dulces

A la hora que llegue a Danubio siempre estarán sacando otra remesa fresquera de milhojas o bandejas de pies, bombas, mousses y demás excusas maravillosas para endulzarse el día. ¡El olor a recién hecho nunca engaña!